Guía: El Clítoris

Publicado en Guías el

Si os preguntara cuál es la parte del cuerpo responsable del 90% del placer femenino, ¿qué me contestaríais? El clítoris, claro, porque este artículo va de eso. Bueno pues no, no es el clítoris, es el cerebro. El clítoris va en segunda posición en el ranking de lugares que más placer producen a las mujeres, cabe decir que con la estimulación adecuada, por supuesto. Sabiendo esto, es mi deber explicaros por qué es así; porque también podría habérmelo inventado, pero no, el asunto tiene sus bases científicas.

Zonas placenteras por orden

En cuanto al ranking que os presento, la finalidad es que veáis de forma gráfica cuáles son las zonas que normalmente resultan más placenteras a las mujeres. Por supuesto, cabe decir que el orden no siempre es el mismo porque a partir de la segunda (clítoris) o tercera posición (vulva) los gustos pueden variar muchísimo. Pero para hacernos una idea yo creo que es un ejemplo bastante visual y que podemos memorizar de forma fácil para recordar rápidamente en momentos íntimos. Eso sí, ante la duda a la hora de la estimulación, la comunicación es la mejor vía para ordenar y personalizar nuestro ranking de zonas eróticas.

Anatomía

Volviendo al clítoris, éste es una parte de la anatomía de la mujer, que además de proporcionar un enorme placer con su estimulación resulta que es más grande de lo que pensamos y que su estructura anatómica está parcialmente escondida.

El clítorisOs juro que aunque lo parezca, no es un Pokèmon, es un clítoris visto al completo.

Resulta que el clítoris posee más de 8000 terminaciones nerviosas. No creo que esto os parezca poco, pero por si acaso, tened en cuenta que cada nervio envía una señal de placentera cada vez que hay estímulos sensoriales perceptibles, es decir, cuando ‘algo’ toca el clítoris en su parte externa (la que queda visible a nuestros ojos cuando observamos una vulva). Imaginad todo el placer que es capaz de proporcionarnos con tan sólo una caricia en la zona indicada. Por eso, cuando las mujeres nos masturbamos o realizamos cualquier otro tipo de práctica sexual, siempre intentamos acariciar esta zona. No es esta la única estimulación que nos gusta (véase de nuevo el ranking), pero sí la que eleva el nivel de excitación de forma exponencial y es que esa es su única función: dar placer.

Placer vaginal

No existen distintos tipos de orgasmos, así que olvidaos ya del ‘orgasmo clitoriano’ y el orgasmo vaginal’ porque el placer no se divide en zonas, sino que éste depende de la estimulación. Y es que, aunque parezca mentira, el clítoris también hace su trabajo mientras se estimula la vagina.

Como veis en el dibujo, los bulbos vestibulares del clítoris se encuentran pegados totalmente alrededor de la entrada de la vagina, por eso los expertos siempre decimos que “el tamaño del pene no importa”, y es que la zona de la vagina que produce más placer con la fricción se encuentra situada justo aquí, en el tercio externo o entrada de ésta, por lo que basta con penetrarla unos 3-5 centímetros. Esto no quiere decir que la vagina no tenga nervios, los tiene y también transporta información placentera al cerebro, sin embargo, el clítoris se encarga del 80% del trabajo.

Hablando de porcentajes, ¿sabíais que sólo un 20% de las mujeres que mantienen relaciones sexuales llegan al orgasmo exclusivamente a través de la penetración? Pues sí, el 80% restante tiene que estimularse el clítoris también. Así que no te preocupes si te sientes ‘rara’ por no llegar al clímax con tu pareja sin estimularte esta zona de la vulva porque es algo súper normal y que nos pasa a casi todas.

Envejecimiento y placer

El clítoris es el único órgano que no envejece y conserva su sensibilidad a los estímulos toda la vida, por eso las mujeres nunca perdemos la capacidad de tener orgasmos; así que, ya sea teniendo 25 o 90 años, poseemos un clítoris maravilloso capaz de transportarnos al Nirvana en unos minutos (o segundos, para las más afortunadas). Pero esto no lo es todo, porque además, si aprendemos a estimularnos de la manera correcta (entiéndase correcta como ‘la que más le gusta a una mujer en concreto’), tenemos la probabilidad de tener multiorgasmos.

Etimología

La palabra ‘clítoris’ viene del griego kleitoris, que significa ‘llave’. ¿Le pondrían este nombre porque lo considerarían ‘la llave del placer femenino’? Pues probablemente sí. Además, el concepto es prácticamente algo universal que se escribe o pronuncia de forma muy parecida en muchísimas partes del mundo.

Traduccion clítorisEjemplos de traducción a distintos idiomas de la palabra 'clítoris'

Mitos sobre el clítoris

Hay un mito que corre por ahí que dice que ‘si te masturbas mucho, ya sea con las manos o con un vibrador, puedes perder la capacidad de sentir; que tu clítoris pierde sensibilidad’. Esto es mentira, por supuesto; el problema es que el mito cada vez se hace más grande puesto que cuando terminamos de estimular la zona sí que es cierto que ésta se queda como ‘adormilada’ e incluso a veces nos duele si volvemos a tocarla. Esto ocurre así como también podría ocurrirle a cualquier otra parte de tu cuerpo. Decir que por ello vamos a perder la sensibilidad es como decir que después de la eyaculación del hombre y la pérdida de erección, las próximas erecciones son más flojas. No tiene sentido, ¿verdad?

Arbol sexy

Tampoco todos los clítoris son iguales (¡ay, el porno, cuánto daño a hecho!). Hay mujeres que lo tienen más grande, otras que lo tienen más pequeñito, otras que lo tienen más largo… Y lo mismo pasa con el tema de la estimulación. Por supuestísimo que no todos los clítoris se estimulan igual: hay clítoris que necesitan una estimulación muy directa, otros que con sólo rozarlo sus dueñas se mantienen al borde del orgasmo, otros que son más duros de roer y necesitan mucho tiempo para responder a las caricias, etc. Por eso es importante no pensar que por saber estimular a una mujer ya sabemos estimularlas a todas.

Funcionamiento similar a un pene

El clítoris es muy similar a un pene, fisiológicamente hablando. A simple vista no tiene nada que ver, pero resulta que hasta las doce semanas de embarazo, las mujeres y los hombres tenemos los mismos genitales. Luego los genitales de los hombres se van desarrollando hasta formar el pene y los testículos. Por esta misma razón, el clítoris se comporta de forma similar durante la respuesta sexual: tiene erecciones porque durante la excitación éste se ha llenado de sangre tal y cómo lo hace un pene.

Cómo estimularlo

Con la lengua, con la mano (de arriba a abajo, en zig-zag, en círculos, etc), con vibradores, etc. Hay tantas formas de estimulación como mujeres en el mundo, aunque os daré una pista: las vibraciones (intensas o no) y los clítoris se llevan muy bien.

Vibrador