Bolas anales

Las bolas anales son un buen juguete para intensificar tu orgasmo y explorar tu puerta trasera. Las bolas anales proporcionan un tipo de placer sexual diferente y son muy confortables. Recuerda que es imprescindible usar un lubricante anal para el máximo placer y comodidad.
17 resultados

Configurar sentido descendente

Las bolas clásicas más sencillas

Las bolas anales tienen ya una larga historia, algo que ha hecho que su diseño se haya perfeccionado al máximo para que te aseguren el mejor placer a la hora de ser usadas. Su forma más normal es la de una serie de esferas unidas por un hilo, esferas que se van introduciendo fácilmente en el interior de tu ano o en el de tu amante para disfrutar de sensaciones muy intensas.

No obstante, si todavía no tienes experiencia en este tipo de prácticas, lo mejor es que elijas las bolas anales con forma cónica. El secreto de este accesorio es que sus esferas van creciendo progresivamente en tamaño, por lo que serás tú quien elija hasta dónde llegar.

Recuerda que estas bolas están diseñadas para ser usadas en el ano, por lo que su forma ha sido preparada para una zona del cuerpo que puede convertirse en una fuente de placer increíble a poco que te lo propongas.

Modelos llenos de opciones

Como no podía ser de otra forma, las bolas anales también se han dejado seducir por nuevas tecnologías destinadas a hacer que tus orgasmos sean más intensos y placenteros.

No te sorprendas si descubres algunos modelos dentro de nuestra colección con función de vibración. La colocación de pequeños vibradores en las bolas anales hará que el placer que te proporcionan aumente significativamente.

Además, muchos modelos funcionan con mandos a distancia. Esto significa que puedes jugar con ellas de forma normal y activar su vibración en el momento perfecto para que una serie de suaves ondas atraviesen todo tu cuerpo.

Higiene y seguridad

Para que el sexo anal libere todo el potencial de placer que esconde debes tener en cuenta una serie de consejos.

El primero, y uno de los más fundamentales, es el uso de un lubricante especialmente preparado para esta zona de tu cuerpo. Aplícalo sobre el juguete de forma generosa antes de realizar cualquier penetración, ya que es la forma perfecta de disfrutar de una estimulación placentera que no presente problemas.

En nuestro catálogo encontrarás lubricantes especiales que cuidarán de ti y de tus bolas anales, ya que son respetuosos con los acabados de estos juguetes.

No olvides limpiar con un poco de jabón neutro tus bolas chinas después de cada uso. Su superficie suele estar terminada con materiales suaves como el látex, por lo que debes vigilar su conservación si no quieres que sus propiedades se vayan perdiendo.

Vamos, no pierdas tiempo, elige unas bolas anales y comienza a sentir un placer sin el que no podrás volver a pasar.