Afrodisíacos ¿mitos o realidad?

Publicado en Consejos el

Si entramos a internet y tecleamos "alimentos afrodisíacos" nos aparece una larga lista, desde la canela, pasando por las fresas o el preciado caviar. Estos alimentos se definen como aquellos que, teóricamente al consumirlos, generan un aumento del deseo sexual, excitación o estimulación.
Antes de continuar os quiero definir dos conceptos; DESEO motivación o interés por el sexo, EXCITACIÓN respuesta física que acompaña la relación sexual.

Afridisíacos 1

Por tanto, el término 'afrodisíacos' se usa para indicar todo lo que tiene un efecto positivo en la estimulación sexual. La palabra tiene su origen en Afrodita, la Diosa griega del amor y la belleza, y parece que su uso se remonta al menos hace 5000 años. De hecho, desde tiempos remotos, el hombre siempre ha querido buscar alimentos o sustancias para incrementar su deseo y vigorosidad. Quizás por esta razón la lista de alimentos considerados afrodisíacos sea tan larga.

Como bien sabréis, en esta lista de afrodisíacos podemos encontrar el chocolate, las ostras, las fresas, la canela, entre muchos otros alimentos y especias. Pero ¿de verdad hay algún alimento que contenga alguna sustancia que realmente genere un incremento de la libido? Es un Mito o una realidad? ¿Es suficiente con ingerir una fresa, una ostra, o un pastel de chocolate para tener o aumentar nuestro deseo sexual?
Pues bien, existen las dos cosas: el mito y la realidad. Científicamente, no está tan comprobado que un alimento en sí mismo sea afrodisíaco, sino que realmente hay muchos otros factores que influyen en el hecho de que este alimento estimule nuestro deseo sexual. Entre estos factores se encuentran:

  • La compañía de la pareja.
  • El entorno donde nos encontrames.
  • El lugar o la hora a la que se produzca el encuentro.
  • El sexo está principalmente centrado en el cerebro: Los estímulos que podemos recibir con la comida o la bebida, llegan a nuestro cerebro a través de los alimentos y es aquí donde realmente se le da el significado de excitante o no. Cuando estos mensajes llegan al cerebro se conectan con nuestra memoria de otras experiencias y eso hace que no sólo un alimento, sino el entorno, pueda ser más excitante.

Afridisíacos 2

Aunque no esté del todo demostrado que el consumo de un alimento u otro pueda participar en el proceso del deseo, a nivel nutricional sí hay sustancias que pueden participar en el deseo sexual. Aunque no hay que olvidar que el verdadero afrodisíaco, es nuestro cerebro, porque somos nosotros, con nuestra imaginación los que podemos llegar a conseguir una excitación sexual.

El mito

Pongámonos en sintonía y visualicemos un plato de fresas con nata como postre en un menú del día en medio de una dura jornada de trabajo. Y por otro lado, imaginemos unas fresas alrededor de un jacuzzi lleno de espuma y con tu pareja desnuda dentro esperándote. Está claro que la situación no es la misma, pero las propiedades de las fresas si son iguales. Entonces esa fresa es la misma con la que podemos llevar a cabo nuestro juegos sexuales, por lo que en este sentido, la compañía, la situación y la manera de presentarlo o comerlo es más importante que el alimento en sí mismo.

A nivel sexual influye más el contexto y la compañía, que los nutrientes que contiene lo que me estoy comiendo.

Por tanto, establecer una lista cerrada de alimentos afrodisíacos no tiene mucho sentido, ya que no hay una regla general para poder clasificar cuáles producen deseo sexual y cuáles no. Para una persona puede ser muy afrodisíaco el marisco ya que le produce cierto estímulo sexual, mientras que para otra, su olor puede generar de todo, menos deseo.

Afridisíacos 3

Si investigamos en fuentes fiables, llegamos a la conclusión de que no hay un alimento "milagro", que al comerlo, despierte de manera sistemática nuestro deseo sexual. Coger la nata con un dedo y ofrecerla a tu pareja puede aumentar la libido, pero, esta misma nata encima de un flan que te sirven en la mesa de un restaurante durante una comida familiar, ¿despiertará el mismo deseo?

La realidad

No todo es fruto de una leyenda, también hay algo de verdad. Y es que hay agentes que potencian el deseo sexual y que se pueden encontrar en algunos alimentos. Aunque hay sustancias químicas que pueden estimular el deseo, el primer paso para comenzar una relación sexual es tener ganas de relacionarnos con el entorno.
La serotonina es una sustancia relacionada con la afectividad y que se utiliza en los antidepresivos y la dopamina ayuda en la interacción con el entorno. Y lo que si es cierto es que hay algunos alimentos que pueden potenciar la estimulación o segregación de estas hormonas.
El chocolate es el alimento que más se acerca a la definición "de alimentos afrodisíacos". Para que el cacao puro tiene una sustancia que es la feniletilamina, que puede activar la serotonina. Esta puede ser la razón de que el chocolate se considere un afrodisíaco, pues activa los centros de recompensa de nuestro cerebro y es por lo que cuando una persona toma cacao, se siente bien consigo mismo y es considerado como un antidepresivo.

Las ostras es otro de los alimentos más nombrados en las listas afrodisíacas, está relacionado con ciertos neurotransmisores que pueden favorecer la formación de hormonas sexuales, pero no hay ningún estudio científico que certifique un efecto afrodisíaco claro.
Las propiedades estimulantes atribuidas a este molusco se deben, en mayor parte, a su parecido con el órgano sexual femenino que a las sustancias liberadas con su consumo.

Afridisíacos 4

Por lo tanto un alimento afrodisíaco no es aquel que contiene "X" miligramos de una sustancia, sino que influyen aspectos al margen de la nutrición. Pero no sólo es cuestión de comida, de la bebida también podemos hablar.
El alcohol del vino o el cava produce una desinhibición a nivel cerebral y un mayor riego sanguíneo por lo que favorece el flujo en la zona genital y facilita el deseo sexual, la excitación y el deseo de llegar al orgasmo.
Aunque en cantidades moderadas/altas puede provocar disfunción eréctil en el hombre, ya que el alcohol en es un potente depresor del sistema nervioso y la dificultad de conseguir el orgasmo en la mujer. Así que el alcohol se alía con nuestro sistema simpático para que no disfrutemos de nuestras interacciones sexuales.

Y para acabar, me gustaría añadir que una cena sugerente, en un ambiente favorable, y un estado de ánimo propicio animará a la pareja a jugar con la nata y el chocolate del postre, por ejemplo. La cuestión es que la pareja se sienta bien para poder explorar y experimentar los dos juntos: todo dependerá de la imaginación y las ganas que tengamos, de con quién nos encontremos, o de qué queramos hacer en nuestro plan íntimo.