Cómo elegir mi primer vibrador

Publicado en Guías el

Seguro que tienes la sensación de que todas y cada una de las mujeres de la tierra tienen un juguete erótico. Tu vecina, tu prima, tu amiga… (mejor no le preguntes a tu madres, puede que también tenga…!!!)

El otro día una amiga, me contaba que había ido a una reunión de las madres del colegio en la que se enseñaban juguetes eróticos y todo tipo de complementos para el sexo. Y me decía entre escandalizada y avergonzada:
"Yo era la única que no tenía vibrador!!!"

Si has llegado a un punto de inflexión. Si has decidido que este año te vas a auto-regalar placer, pero no sabes ni por dónde empezar… sigue atenta.

Porqué un vibrador:

Antiguamente todos los juguetes sexuales femeninos, se llamaban consoladores. Ahora esto ya no se estila. Se llaman vibradores, si también tienen esta función.

Un vibrador siempre es una magnifica idea. Es algo para usar tanto sola como en pareja, así que es el complemento perfecto para darle un toque de novedad a tu sexualidad y erotismo.

Vibradores en pareja

Un vibrador es una gran ayuda, ya que la vibración ayuda a relajar y contraer el suelo pélvico, así que es una magnifica ayuda para poner a tono la musculatura de la zona.

Además la vibración ayuda a estimular toda la plataforma orgásmica y a llegar al orgasmo.

Un vibrador no tiene porque ser para introducir en la vagina. Hay vibradores que solo son de uso externo y que estimulan sólo el clítoris. Realmente la gran mayoría de mujeres llegan al orgasmo a través de la estimulación del clítoris, así que para qué queremos más. Si aún así, quieres algo para introducir, hay muchos que tienen la función de vibración para el clítoris pero también estimulan la entrada de la vagina.

Por dónde empezar:

Si has decidido comprarte un vibrador, pero no estás 100% relajada con esa idea…Mi consejo es que busques un vibrador que sea de uso externo, bonito y femenino. Que lo mires y te parezca atractivo y sexy. Uno que lo pudieras tener en la mesita de noche y no te escandalices cada vez que lo mires. Uno con un diseño que te enamore.

Si te gusta la idea de poder usarlo en la ducha o la bañera, debes de saber que los hay sumergibles. Obviamente, tiene un aliciente añadido, ¿verdad?

Otra fabulosa idea, son los vibradores de dedo. Son dispositivos muy pequeños que estimulan con la vibración el clítoris. Los hay de colores y formas diversas. Son muy discretos, eficaces y te los puedes llevar a cualquier lado.

Otra cuestión nada despreciable, son los vibradores con varias velocidades. Poder controlar la velocidad de la vibración es algo de agradecer. Para empezar con vibraciones suaves y lentas, e ir aumentando la intensidad a medida que lo vas necesitando.

Tienes un amplio abanico dónde elegir. Aquí te dejo algunas ideas que te pueden interesar. La elección de un vibrador es muy personal. No tienes que comprarte el de tu amiga o vecina. Solo uno que te seduzca a ti. Échale un ojo, y cuando lo tengas claro, no te lo pienses más!

Vibrador bajo la cama