El Hombre Multiorgásmico

Publicado en Guías el

Para hablar de orgasmo, o multiorgasmo, primero es necesario contextualizar para poder entender qué y cómo sucede, por eso, en primera instancia y para situaros, voy a explicaros brevemente cómo es la respuesta sexual humana masculina (RSHM), de qué fases consta y por qué cuestiones se caracteriza.

DESEO

Ocurre a nivel mental y se caracteriza por el incremento de fantasías de tipo sexual por la apetencia o necesidad de buscar placer sexual.

El deseo sexual puede ser activo o reactivo, es decir que puede darse antes o durante la excitación.

EXCITACIÓN

Se produce como consecuencia de la estimulación psíquica y/o física.  A nivel psíquico se caracteriza por un creciente aumento de las sensaciones corpóreas placenteras. Se evidencian cambios físicos progresivos en ambos sexos, los principales son la creciente tumescencia peneana y la lubricación vaginal.

MESETA

Se mantienen e incrementan  los niveles de excitación sexual predisponiendo a la persona para el orgasmo.

ORGASMO

Cuando la excitación llega su punto álgido se desencadena el orgasmo. A nivel psíquico se produce una descarga psicológica sexual y a nivel físico encontramos las contracciones rítmicas de la musculatura perineal y de los órganos reproductores. El hombre, casi de manera automática, alcanza el denominado "punto de inevitabilidad eyaculatoria", o punto de no retorno, a partir del cual ya no es posible detener la emisión de semen.

RESOLUCIÓN

Se llega a ella después del orgasmo. Se caracteriza a nivel físico por la detumescencia genital y el retorno del organismo al estado previo, a nivel psíquico se obtiene una peculiar sensación de bienestar y relajación general. Los varones después de la fase de resolución entran en el  periodo refractario durante este tiempo, el sistema del órgano respectivo es incapaz de repetir la acción excitatoria hasta que sea devuelto a su estado de reposo.

Multi 1

Detengámonos en el punto que nos concierne en éste artículo; El orgasmo. El orgasmo es una experiencia subjetiva que sucede en el cerebro y el orgasto es la respuesta fisiológica (cuerpo) al clímax. Por eso, aunque en muchas ocasiones el orgasmo y la eyaculación se den en el mismo momento, no siempre es así, ya que son dos respuestas diferentes de nuestro organismo.

La sensación orgasmática que viaja a la médula y el cerebro, la puedes sentir mucho más intensamente en la zona genital, pero en realidad ocurre en todo el cuerpo, ya que en la activación del sistema simpático de nuestro cerebro hará liberar sustancias químicas, que activaran otras áreas cerebrales e incrementaran la presión y el ritmo cardíaco, la dilatación de los bronquios y de las pupilas, se darán las contracciones pélvicas que a su vez, activará el reflejo eyaculatorio. Y aunque pueda, o suela ocurrir en conjunto, son reacciones independientes y los hombres pueden experimentar un orgasmo y todas las sensaciones corporales, sin activar los músculos de la eyaculación.

Para llegar a ser un hombre multiorgásmico, la clave está en el “punto de no retorno”, ese momento en los hombres donde se produce un aumento de sensibilidad genital, notar la inminente llegada del orgasmo, sabiendo que se eyaculará automáticamente a los pocos segundos, aunque se detenga cualquier estimulación.

Multi 2

Aprender a controlar la eyaculación

Muchos hombres, aunque quizá no de forma totalmente consciente, lo llevan a cabo. Por ejemplo, el control de la eyaculación puede darse en el momento en que, en medio de una interacción sexual con otra persona, o no, el hombre no quiere eyacular todavía –por el motivo que sea-, y decide bajar su nivel de excitación pensando en cualquier otra cosa que no tenga carga erótica, ni sexual, para ganar unos instantes.

Cuando se “tarda demasiado” en bajar el grado de excitación, es posible que a nivel cerebral y físico se experimenten pequeñas sensaciones agradables a lo largo del cuerpo y luego se tarde, mucho más de lo esperado, en eyacular. Eso es debido a que las sensaciones experimentadas son parecidas a un orgasmo sin eyaculación (orgasmo seco), aunque con un bajo nivel de excitación y con el cerebro desconectado para evitar sentir lo menos posible y aunque esto no sea lo que se busca cuando hablamos de multiorgasmia, es un pequeño ejemplo cotidiano de la capacidad de reeducación de nuestra respuesta sexual.

Aprender a tener orgasmos múltiples no es sinónimo de menguar la intensidad, ni de estar “desconectado”, se trata justamente de poner el foco de atención en nuestro cuerpo y todo lo que va sintiendo. Obviamente requiere de práctica y de reconocimiento para poder tener orgasmos múltiples sin reducir el placer sexual.

¿Qué es ser un hombre multiorgásmico?

Mientras en el caso de las mujeres este suele referirse a una secuencia de orgasmos de intensidad semejante, en los hombres se refiere tanto a eso mismo –un conjunto de sensaciones placenteras que se suceden sin llegar a eyacular– como a la supresión del período refractario, anteriormente descrito. Pero por lo general, los varones multiorgásmicos tienen la capacidad de detener la eyaculación cuando están a punto de alcanzar el orgasmo y, a pesar de ello, obtener un gran placer sexual.

Multi 3

¿Qué debo tener en cuenta?

Primero de todo no obsesionarse, querer experimentar está muy bien, pero sin que eso llegue a convertirse en una obsesión y te olvides de la finalidad, que es disfrutar. Recuerda que la mente es muy poderosa y va creando nuevos circuitos neuronales cuando aprendemos cosas nuevas, esto te lo comento porqué querer controlar tu eyaculación, puede provocarte, de manera colateral, una disfunción sexual como la Eyaculación Retardada o la Aneyaculación, que es la incapacidad para eyacular a pesar de tener un alto nivel de excitación sexual y una buena erección.

Otra cuestión importante es el conocimiento, reconocimiento y ejercicio de la musculatura del suelo pélvico y, para ello, no hay mejor opción que acudir a un fisioterapeuta especializado en los músculos pubococcígeos (PC) que te de las pautas y directrices necesarias para aprender las técnicas para tener un suelo pélvico saludable.

Referencias:

Estupinyà, P. (2013). S=EX2. Barcelona: DEBATE.